fbpx

El sexto día de la Creación había llegado a su fin. Durante los primeros cinco días, el mundo pasó del caos a la belleza perfecta. La luz reemplazó la oscuridad. Las aguas retrocedieron, como Dios les ordenó. “Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas” (Job 38:11). La tierra seca brotó con un lienzo de colores y fragancias. Volaban aves de todo tipo, mientras los peces y los mamíferos marinos nadaban y chapoteaban en su hogar acuático. Los animales terrestres de todo tipo y especie corrían, saltaban o se colgaban de las ramas de los árboles, según cómo los había hecho el Creador. Entonces, finalmente Dios creó al ser humano a su imagen, un ser único en toda la creación terrena. Mientras Dios se preparaba para el primer día de reposo sabático de la Tierra, contempló la Creación y expresó que todo era “bueno en gran manera” (Gén. 1:31).

 

 

1
×
Hola!
Dios Bendiga tu vida 🙏🏻
¿en que te podemos ayudar?