fbpx

A lo largo de la historia, Dios usó a los profetas para consolar a sus amados hijos y darles orientación, instrucción y corrección. Cuando perdieron el camino, les envió “profetas para que los hicieran volver a Jehová”.[3] Cuando comenzaron a desesperar, les envió profetas para animarlos.[4] Y cuando necesitaban hablar con alguien, Dios escuchó y respondió mediante sus profetas.

 

1
×
Hola!
Dios Bendiga tu vida 🙏🏻
¿en que te podemos ayudar?